El ENARM, o Examen Nacional de Acceso a Residencias Médicas, es una prueba que todos los egresados de Medicina deben presentar, para poder cursar una especialidad en un hospital o centro de salud.

El examen tiene 450 preguntas, 45 de las cuales evalúan la comprensión de literatura médica en inglés. El resto de las preguntas se presentan en español y plantean casos clínicos de especialidades como medicina interna, ginecología y obstetricia, pediatría o cirugía.

En México, el ENARM está regulado por la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS) y sólo hay una convocatoria al año para presentarlo. Como bien se puede suponer, es un examen altamente competitivo y dado que el número de aspirantes sobrepasa por mucho a las plazas existentes, no basta con aprobarlo, sino que es importante obtener los mejores resultados.

Dadas la relevancia y la complejidad de la prueba ENARM, es claro que no se le puede preparar como a cualquier examen de la licenciatura o el posgrado y ni siguiera como cualquier otro examen de admisión.

Los médicos que han presentado y aprobado el ENARM tienen diversas recomendaciones para los aspirantes que se preparan a él. A continuación les presentamos cinco estrategias recomendadas por nuestros especialistas médicos, para quienes se disponen a presentar una de las pruebas más importantes en su carrera.

Familiarizarse con el examen desde los primeros semestres de la carrera

Las preguntas del ENARM se presentan en forma de casos clínicos, que los aspirantes deben analizar y diagnosticar. Esto quiere decir que el ENARM no se presenta como un examen convencional de opción múltiple y, por tanto, los alumnos deben habituarse a leer y comprender sus preguntas. La mejor forma de adquirir esta familiaridad es leer guías de preguntas y casos clínicos del ENARM, desde los primeros semestres de la licenciatura en medicina. Aunque todavía no se cuente con los conocimientos necesarios para resolverlas, por lo menos se comenzará a conocer el tipo de preguntas que se plantean.

Leer textos médicos en inglés

Como ya mencionamos, las preguntas en inglés son un componente importante del ENARM. De ahí la importancia de que los estudiantes se familiaricen con ellos en etapas tempranas de su formación. De hecho, independientemente de los requisitos de ingreso a la residencia médica, la capacidad de leer en inglés y en otras lenguas extranjeras, si es posible, es una habilidad de suma importancia para los médicos, pues no hay otra forma de estar al tanto de las investigaciones y avances más recientes en su ámbito.

Comenzar a estudiar con anticipación

Aunque el ENARM se presenta después de obtener el título de médico, no es recomendable esperar a la graduación para comenzar a estudiar. En el último año de estudios de medicina, los estudiantes tienen otros compromisos, que deben cumplir satisfactoriamente para poderse graduar; uno de ellos es el servicio social. Por tanto, no hay que dejar la preparación del ENARM para los últimos meses de la carrera. Lo mejor es organizarse y dedicar parte del tiempo de ese último año para iniciar una preparación más sistemática del examen.

Elaborar un cronograma de estudios

Debido a los compromisos y actividades académicas que mencionamos en el punto anterior, además de las diversas ocupaciones que puedan tener los aspirantes a una residencia médica, organizar el tiempo de estudios es fundamental. Y tan importante es dedicar tiempo al estudio, como al descanso y al cuidado personal. Un cronograma, elaborado según las habilidades y necesidades del aspirante, permitirá organizar los temas, distribuir el tiempo de estudio, de tal forma que se dedique más tiempo a los temas que necesitan mayor refuerzo y también dar el tiempo justo a las demás actividades.

Hacer exámenes de prueba

La práctica es otro recurso importante para preparar exámenes como el ENARM, que tienen un formato especial de preguntas. El simulador ENARM es una herramienta muy útil para ejercitar los conocimientos una vez que se ha estudiado, así como para identificar las áreas en las que todavía hace falta preparación.