Antes de responder, conviene explicar que las cataratas en los ojos son un problema degenerativo; es decir, que son causadas por el desgaste de una estructura ocular llamada cristalino, que tiende a opacarse con el paso del tiempo.

La edad es un factor determinante para la aparición de este tipo de enfermedades, ya que los desgastes ocasionados por la actividad, el trabajo y el envejecimiento son inevitables. No obstante, lo anterior no significa que sólo las personas mayores puedan padecer cataratas, ni que sea imposible prevenir, retardar o minimizar la aparición de este problema.

cuidar-vista

De acuerdo con la asociación Prevent Blindness America, las cataratas son la causa principal de ceguera entre personas mayores de 40 años. Esto nos indica que la enfermedad comienza a manifestarse entre personas cada vez más jóvenes. Por tanto, tenemos que la edad no es el único factor que detona el problema.

El estilo de vida, la alimentación y la presencia de otras enfermedades pueden propiciar o acelerar la formación de cataratas. No obstante, esto es una buena noticia, pues significa que con un cambio en nuestros hábitos y algunos cuidados preventivos podemos mantener a raya el problema y evitar tratamientos más serios, como una operación de cataratas.

Estas son algunas medidas con las que pueden empezar a cuidarse:

Dejar de fumar y beber con moderación

Por si no existieran suficientes razones para dejar de fumar, aquí hay una más; estudios científicos han demostrado que los componentes del cigarro y el humo del mismo dañan los tejidos oculares y que los fumadores son más propensos a padecer cataratas. El riesgo también se incrementa con el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, por lo que moderarse es la mejor manera de proceder.

Disminuir el consumo de azúcar

Niveles elevados de azúcar en la sangre, como los que presentan las personas diabéticas, también pueden causar enfermedades visuales. La más severa de todas es la retinopatía diabética; sin embargo, también se incrementan las posibilidades de padecer cataratas.

Es importante llevar una dieta balanceada y baja en azúcares. Para que nuestra alimentación ayude a mejorar nuestra vista, conviene incrementar el consumo de vegetales de hoja verde, así como frutas y verduras ricas en betacarotenos y vitamina C.

Hacer ejercicio con regularidad

El sedentarismo es otro factor de riesgo para la diabetes y, en consecuencia, para las enfermedades visuales. Treinta minutos de ejercicio al día pueden hacer una gran diferencia en beneficio de todo nuestro cuerpo y ayudarnos a prevenir las enfermedades que comportan algún riesgo para la salud visual.

Proteger los ojos de los rayos UV

El uso de gafas oscuras con filtro UV ya no es cuestión de moda ni está restringido para los días de playa. La protección solar debe usarse cada vez que haya una exposición a los rayos UV. Estructuras oculares como la retina o el cristalino pueden iniciar un temprano deterioro debido al sol, por lo que adquirir unos buenos lentes con filtro UV es una de las mejores inversiones que puedes hacer.

Visitar al oftalmólogo

A pesar de todos nuestros cuidados, las enfermedades pueden presentarse, ya sea debido a la edad o porque se tenga una propensión genética a padecerlas. Aquí la clave es la detección temprana, pues una cirugía de cataratas puede ser exitosa y garantizarle al paciente una buena calidad de vida, si se hace cuando la enfermedad está en sus primeras etapas. Por ello es importante hacerse una revisión oftalmológica de rutina, por lo menos una vez al año o con la frecuencia que el especialista recomiende.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *