Una de las grandes funciones que tiene el dormir y descansar es que durante este proceso se producen cambios hormonales, metabólicos, bioquímicos y de temperatura corporal, que son necesarios para tener un buen sueño y un correcto funcionamiento durante el día.

De no descansar adecuadamente, estaremos de mal humor, cansados, lentos y de sostenerse esto por más días, es un peligro para nuestra salud e incluso podemos ocasionar accidentes que resultarán fatales.

bebe-duerme-gorrito-oso-p

En los niños esto es aún más delicado e importante, ya que es durante el sueño cuando se segregan ciertas hormonas como la del crecimiento, la melatonina o el cortisol.

Un niño debe tener un sueño adecuado y esto significa dormir adecuadamente y el tiempo suficiente para tener un buen desarrollo y crecer sano.

Una consecuencia de no dormir adecuadamente en edad temprana es que la hormona de crecimiento no hace su función plenamente por lo que se compromete la talla del pequeño, esto es, no crece en altura lo que debería.

Por lo que además de llevar una alimentación sana es necesario que su sueño también lo sea y como padres debemos velar que así sea.

A continuación te ofrezco algunos tips importantes para ayudarte a que tu hijo tenga dulces sueños:

  • El mejor momento para comenzar a crear buenos hábitos de sueño es hacerlo desde su nacimiento. Esto es, preparar un ritual para ir a dormir, por ejemplo, comenzar con un baño, seguir con un masaje, darle de cenar, prepararlo para llevarlo a su cuna, dejarlo con una música suave y salir de su habitación. Con el tiempo, esto lo identificará como la hora de ir a dormir.
  • Que la habitación del pequeño tenga las condiciones que favorezcan el sueño como el tener una temperatura adecuada, poca luz y ser silenciosa. De acuerdo con la edad del infante, contar con un buen colchón para cuna o un colchón individual ideal para su complexión.
  • Este punto es para aquellos bebés que duermen con papá y mamá y es que, de acuerdo a la literatura médica, es altamente recomendable que a partir del cuarto o quinto mes de vida el bebé, en la medida de lo posible, debe salir de la habitación de los padres.
  • Este punto pudiera ser uno de los más complejos, mas siguiendo las recomendaciones médicas, es aconsejable que desde pequeño es importante enseñar al niño a dormirse solo y evitar que sea en los brazos o un lugar diferente a su propio espacio, como lo es su cuna o cama.
  • No se aconseja acostarse en la cama del niño hasta que concilie el sueño, ya que se ha encontrado que esta actitud llega a mermar el desarrollo de su autonomía. Sin embargo, cuando ya tenga edad de trasladarse solo, puede permitirse que papá y mamá sean visitados los fines de semana para dar “los buenos días” y compartir unos momentos la cama de los padres, siempre y cuando esto no perjudique el propio sueño de los padres.
  • El ritual del sueño implementado desde sus primeros días se irá ajustando conforme crece, sin perder el sentido del objetivo, esto es, que es hora de ir a dormir y transmitirle que todos en casa necesitan descansar.
  • Cuando en la noche se despierte asustado e inquieto es necesario tranquilizarlo, mimarlo un poquito para que continúe durmiendo solo y evitar que se cambie de cama.
  • Cuando ya es más grande es importante enseñarle a no molestar a los demás cuando llegue a madrugar, por lo que es importante poner reglas como no prender la televisión o hacerlo a un volumen muy bajo, no hacer ruido, etcétera.
  • Como padres, es importante estar de acuerdo y respetar ambos los mismos criterios, las normas y el ritual para ir a dormir. Esto transmitirá el mensaje de congruencia hacia el niño y los padres podrán descansar mejor.

Bueno, espero que estos tips te apoyen en este importante proceso de hacer que tu hijo duerma bien y sanamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *