Cinco estrategias para aprobar el ENARM

El ENARM, o Examen Nacional de Acceso a Residencias Médicas, es una prueba que todos los egresados de Medicina deben presentar, para poder cursar una especialidad en un hospital o centro de salud.

El examen tiene 450 preguntas, 45 de las cuales evalúan la comprensión de literatura médica en inglés. El resto de las preguntas se presentan en español y plantean casos clínicos de especialidades como medicina interna, ginecología y obstetricia, pediatría o cirugía.

En México, el ENARM está regulado por la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS) y sólo hay una convocatoria al año para presentarlo. Como bien se puede suponer, es un examen altamente competitivo y dado que el número de aspirantes sobrepasa por mucho a las plazas existentes, no basta con aprobarlo, sino que es importante obtener los mejores resultados.

Dadas la relevancia y la complejidad de la prueba ENARM, es claro que no se le puede preparar como a cualquier examen de la licenciatura o el posgrado y ni siguiera como cualquier otro examen de admisión.

Los médicos que han presentado y aprobado el ENARM tienen diversas recomendaciones para los aspirantes que se preparan a él. A continuación les presentamos cinco estrategias recomendadas por nuestros especialistas médicos, para quienes se disponen a presentar una de las pruebas más importantes en su carrera.

Familiarizarse con el examen desde los primeros semestres de la carrera

Las preguntas del ENARM se presentan en forma de casos clínicos, que los aspirantes deben analizar y diagnosticar. Esto quiere decir que el ENARM no se presenta como un examen convencional de opción múltiple y, por tanto, los alumnos deben habituarse a leer y comprender sus preguntas. La mejor forma de adquirir esta familiaridad es leer guías de preguntas y casos clínicos del ENARM, desde los primeros semestres de la licenciatura en medicina. Aunque todavía no se cuente con los conocimientos necesarios para resolverlas, por lo menos se comenzará a conocer el tipo de preguntas que se plantean.

Leer textos médicos en inglés

Como ya mencionamos, las preguntas en inglés son un componente importante del ENARM. De ahí la importancia de que los estudiantes se familiaricen con ellos en etapas tempranas de su formación. De hecho, independientemente de los requisitos de ingreso a la residencia médica, la capacidad de leer en inglés y en otras lenguas extranjeras, si es posible, es una habilidad de suma importancia para los médicos, pues no hay otra forma de estar al tanto de las investigaciones y avances más recientes en su ámbito.

Comenzar a estudiar con anticipación

Aunque el ENARM se presenta después de obtener el título de médico, no es recomendable esperar a la graduación para comenzar a estudiar. En el último año de estudios de medicina, los estudiantes tienen otros compromisos, que deben cumplir satisfactoriamente para poderse graduar; uno de ellos es el servicio social. Por tanto, no hay que dejar la preparación del ENARM para los últimos meses de la carrera. Lo mejor es organizarse y dedicar parte del tiempo de ese último año para iniciar una preparación más sistemática del examen.

Elaborar un cronograma de estudios

Debido a los compromisos y actividades académicas que mencionamos en el punto anterior, además de las diversas ocupaciones que puedan tener los aspirantes a una residencia médica, organizar el tiempo de estudios es fundamental. Y tan importante es dedicar tiempo al estudio, como al descanso y al cuidado personal. Un cronograma, elaborado según las habilidades y necesidades del aspirante, permitirá organizar los temas, distribuir el tiempo de estudio, de tal forma que se dedique más tiempo a los temas que necesitan mayor refuerzo y también dar el tiempo justo a las demás actividades.

Hacer exámenes de prueba

La práctica es otro recurso importante para preparar exámenes como el ENARM, que tienen un formato especial de preguntas. El simulador ENARM es una herramienta muy útil para ejercitar los conocimientos una vez que se ha estudiado, así como para identificar las áreas en las que todavía hace falta preparación.

Trombos

Hace poco fui al hospital, ya que mi madre fue llevada a emergencias, debido a que presentó repentinamente síntomas de trombos o coágulos en la pierna derecha, algo que muchísimas veces es mortal y en mi experiencia, puedo decir que la mayoría de las personas que presentan esta situación nunca salen del hospital con vida.

Un coágulo de sangre es una masa de sangre parcialmente solidificada, que bloquea total o parcialmente el flujo sanguíneo en cualquier lugar del cuerpo, dependiendo de esto en gran medida para determinar la gravedad de esta condición en un individuo y uno que nunca hay que tomar a la ligera, ni pensar que estos se erradican, tan sencillo como la curación de heridas comunes de carácter interno o externo.

La causa de los trombos varía dependiendo de cada paciente; sin embargo, debemos tener en mente y tener sumamente presente el hecho de que esta condición puede afectar a casi cualquier persona, de cualquier edad y género, por lo que hemos de tener una buena atención de nuestro modo de vida.

En Europa, la mortalidad por coágulos en la sangre es mayor a la de SIDA, cáncer y accidentes automovilísticos combinados, lo que hace de esta condición una muy seria y una que siempre se encuentra presente dentro de la amplia gama de riesgos que persiguen a la existencia del ser humano.

Entre los coágulos mas peligrosos están aquellos que aparecen en las piernas, ya que estos no solamente pueden obstruir arterias de vital importancia, sino que tienen la facilidad de ser transportados a otras partes del cuerpo de importancia mayor, como es el caso del corazón o los pulmones; ambos resultan muchísimas veces en la muerte de los pacientes, sin embargo, este no siempre es el caso y también he sabido de personas quienes presentan esta condición y salen con vida, como es el caso de mi madre.

El 85% de los casos de embolia cerebral son causados por la presencia de coágulos que se desarrollan en aquel lugar del cuerpo o en su defecto, que viajan hasta allá desde las piernas, lo que hace de los coágulos una condición tremenda.

Los síntomas de la presencia de coágulos en las piernas generalmente son el incremento de tamaño de alguna de las dos piernas, enrojecimiento de la zona y el aumento de temperatura en la pierna afectada.

Si es que en cualquier momento llegamos a sentir estos síntomas u observarlos en alguna otra persona, hemos de acudir al hospital de inmediato a la sala de urgencias, para ser atendidos inmediatamente, ya que en esta condición más que ninguna, los segundos son vitales.

Si es que somos diagnosticados con la presencia de coágulos, los médicos nos administrarán dosis especificas de anticoagulante, así como la colocación de oxígeno y monitorear constantemente los trombos, ya que muchas veces una dosis correcta los puede erradicar.

Si es que los trombos comienzan a multiplicarse, entonces es necesario instalar una sombrilla o reja en una de las arterias, para evitar que los trombos suban.

Hemos de tener mucho cuidado.

Nuestro amigo el estrés

Si estás al tanto de la literatura médica, o al menos de los consejos y recomendaciones hechos por estos profesionales, para llevar un estilo de vida saludable, seguramente pondrás en cuestión la veracidad de nuestro título, o pensarás que se trata de una expresión irónica.

Una de las sugerencias que escuchamos con frecuencia en la consulta médica, o que leemos en los blogs y revistas de salud, es que debemos hacer todo lo posible por no estresarnos, ya que si vivimos en esta condición de manera constante, podemos desarrollar diversas enfermedades.

No obstante, si profundizamos en nuestras lecturas o platicamos más a detalle con el médico, descubriremos que una de las principales causas de problemas cardiovasculares, gastrointestinales, musculares y del sistema nervioso no es el estrés en sí mismo, sino el manejo inadecuado que hacemos de él.

Para entender mejor esta idea, comencemos por explicar qué es el estrés. En muchos aspectos, nuestro cuerpo está diseñado para reaccionar como el de todos los seres vivos, es decir, con base en instintos y sensaciones, que permiten anticipar el peligro y reaccionar para evitarlo; o bien, que nos indican donde puede hallarse una fuente de bienestar y nos ayudan a alcanzarla.

El estrés es un mecanismo corporal que mantiene un estrecho vínculo con el instinto. Cuando se percibe un riesgo inminente, la sensación de estrés hace que todo el organismo se prepare para reaccionar y evadirlo, ya sea mediante la huida o el ataque. El aumento del ritmo cardiaco, la tensión de los músculos y la afinación de los sentidos son algunas de las formas mediante las que el cuerpo estresado se alista para enfrentar lo que esté por venir, y también para derrochar la energía que sea necesaria.

Si no fuera por el estrés, nuestra especie, al igual que muchas otras, se habría extinguido desde hace millones de años, pues no habría encontrado la fuerza ni el vigor requerido para enfrentarse a los depredadores, protegerse de las fuerzas de la naturaleza o defenderse de los atacantes. Incluso ahora, cuando la mayoría de los seres humanos vivimos en entornos relativamente seguros y protegidos de las inclemencias ambientales, el estrés nos ayuda a superar todo tipo de situaciones amenazantes. El apurar el paso al ver que un auto se aproxima o el buscar protección al escuchar un estallido en el entorno cercano son formas en las que el estrés nos salva día a día.

El problema, como mencionamos al principio, es que la sensación de estrés salga de nuestro control y se mantenga incluso cuando ya no hay peligro. El estrés constante significa que nuestro ritmo cardiaco, niveles hormonales y tensión nerviosa estarán alterados todo el tiempo y esto sí tendrá repercusiones graves en la salud.

La recomendación, entonces, no es exactamente “evitar el estrés”, sino aprender a controlarlo. En otras palabras, debemos aprovechar la energía y el estado de alerta que nos da el estrés en el momento necesario y superarlo después.

estres2

Hablar de un método ideal para manejar el estrés resulta difícil, porque las formas de canalizar la energía pueden variar según cada persona. Ejercicios como la meditación o el yoga funcionan para muchos. Otros prefieren ejercicios más intensos, para trabajar el sistema cardiovascular. E incluso hay quienes buscan hoteles en Ixtapa y escapan un fin de semana para olvidarse de todo.

Busca una actividad que disfrutes, en la que puedas invertir energía y que al final te relaje. Así podrás liberarte de las tensiones y hacer que el estrés se vuelva tu amigo.

Conoce los cuatro efectos que experimenta una persona al estar sentada

Después de hacer una actividad física o ante un agotamiento de nuestro día a día, una de las cosas que más nos descansa es el sentarse.

El sentarse también es una de las actividades que más hacemos durante el día y esto viene desde nuestra infancia, lo cual es una acción de lo más natural.

Pero, ¿existe algo más detrás de esta actividad tan natural como es el sentarse?

A continuación veremos cuatro efectos que experimenta una persona al estar sentada, con la intensión de explicar esta actividad, especialmente si realizamos actividades que nos “obligan” a permanecer largos periodos sentados.

Estos cuatro efectos son: el efecto biomecánico, el efecto humor, el efecto de acción y el efecto protagonista.

Cuando hablamos del efecto biomecánico, nos referimos a que es cuando se observan las diversas posturas al sentarse.

Sabemos que existen posturas que sencillamente no son las más sanas y adecuadas para nuestro cuerpo, especialmente para la columna.

efectos-estar-sentado-ocho-horas

Y aun adoptando posturas convenientes, es interesante observar que entre dos sujetos existen notables diferencias, las cuales se deben a su estatura, peso y complexión correspondientes a cada uno, por lo que la estructura biomecánica de cada uno no tienen por qué ser idénticas en ambos.

Ante esta diferencia, se deduce entonces que una misma postura puede ser más conveniente para uno que para otro.

En cuanto al efecto de acción, éste se refiere a que de acuerdo al objetivo de nuestras acciones es lo que  determina la postura de nuestro cuerpo.

Revisemos entonces este efecto con un ejemplo sencillo: te encuentras sentado en una silla frente a una mesa y en la mesa se encuentran diversos objetos.

Observa cómo tu cuerpo ajusta los músculos y los huesos de acuerdo a lo que te encuentres haciendo, esto porque no mostrarás una misma posición si te encuentras escribiendo una nota (con lápiz y papel), o si estás observando un objeto a través de un microscopio, o escribiendo en la computadora o tomando una clase.

Entonces, el efecto de acción dependerá del objetivo, de los objetos y de lo que se hará con ellos, ajustando al cuerpo sobre el qué, con qué y cómo hacer.

Cuando hablamos del efecto anímico es cuando se analiza la predisposición anímica que, invariablemente se traduce en la postura.

Esto es evidente a primera vista, cuando estás cansado, sencillamente te dejas caer en la silla, si estás contento, pareciera que ni te sientas, y así sucesivamente.

Muchas veces con solo observar tu forma de sentarte, podrás detectar el cómo te sientes en ese momento.

En cuanto al efecto protagonista, es una actitud que se toma ante una situación en particular.

Por ejemplo, si vamos a un colegio que está por estrenar sillas escolares y se les pide a sus alumnos que se sienten y describan la sensación al estrenar dichas sillas, observaremos posiciones que generalmente no hacen de forma natural.

De esta forma, este efecto hará relucir acciones que generalmente no se observan en un día común.

Con la observación de estos cuatro factores es interesante lo sencillo que pudiera resultar el leer una postura con solo sentarse.

Bueno, aquí te dejamos estos cuatro efectos para que comiences a leer tus acciones ante tu forma de sentarte.

¿Qué es la reumatología?

Existen tantas especialidades médicas en la actualidad, que no es fácil tener una idea clara de lo que hace cada una. Y si esto ya es complicado para los profesionales médicos, más aún lo es para los pacientes y el público en general. La mayoría de nosotros, al detectar alguna señal de enfermedad, acude a consulta con el médico general y no se plantea ir con un especialista para el dolor de cabeza, las enfermedades gastrointestinales o los problemas respiratorios.

Esto último no es precisamente malo. De hecho, el médico general está capacitado para detectar síntomas de trastornos que pudieran requerir un tratamiento más complejo y se encarga de canalizar al paciente con el especialista indicado. Por ello es importante que estos profesionales de la salud se actualicen constantemente, mediante un curso o diplomado en medicina general.

Sin embargo, no está de más contar con una noción general de lo que hacen las distintas especialidades médicas, para saber con quién podemos acudir o a quién podrían enviarnos, en caso de presentar ciertas enfermedades. En esta ocasión dedicaremos nuestro post a la reumatología, una especialidad médica que no es muy conocida, pero que atiende uno de los aspectos más importantes de nuestra fisiología.

La reumatología estudia los problemas y alteraciones del aparato locomotor y el tejido conectivo. Estas estructuras posibilitan funciones muy importantes, como el movimiento y la coordinación. Por tanto, un reumatólogo se ocupa de las enfermedades relacionadas con articulaciones, huesos, músculos, tendones y nervios.

reaumatologia2

Ahora bien, algunas de las alteraciones más comunes en dichas partes del cuerpo, como las contracturas musculares o las fracturas, no siempre son tratadas por un reumatólogo. Si el caso no es severo y no se relaciona con la presencia de otras enfermedades, puede ser atendido por un médico general o un traumatólogo.

No obstante, cuando no se encuentra una causa evidente para el padecimiento o se sospecha que éste es de índole sistémico (relacionado con el funcionamiento de alguno de los sistemas del organismo, como el nervioso central), la intervención del reumatólogo se hace necesaria.

Al acudir con este especialista, el paciente debe llevar o pedir que le remitan su historial médico, incluyendo estudios clínicos, radiografías y los resultados de cualquier procedimiento que se le haya realizado.

En la consulta, el reumatólogo hará preguntas para caracterizar mejor el padecimiento; puede preguntar, por ejemplo, dónde se localiza el dolor; desde hace cuánto tiempo; si se ha detectado hinchazón o inflamación de las articulaciones; si ha detectado otros síntomas, como manchas en la piel; o si algún miembro de la familia ha tenido un padecimiento semejante.

Posteriormente, hará un examen físico para evaluar el funcionamiento de las articulaciones y detectar contracturas e inflamaciones. Para complementar la revisión y llegar a un diagnóstico más preciso, el reumatólogo podrá solicitar pruebas de laboratorio, como análisis de orina o sangre, y también estudios de imagen, como una tomografía o una resonancia magnética.

Las siguientes son algunas clases de enfermedades que un reumatólogo puede tratar:

  • Artropatías degenerativas: enfermedades que desgastan articulaciones y huesos, como la artrosis y la osteoartritis.
  • Artropatías inflamatorias: caracterizadas por la inflamación crónica de las articulaciones, como la artritis reumatoide.
  • Enfermedades de los huesos, como la osteoporosis.
  • Enfermedades sistémicas y del tejido conectivo, como el lupus eritomatoso sistémico y la esclerosis.
  • Enfermedades reumáticas de los tejidos blandos, como la lumbalgia.

Si usted presenta síntomas como dolor en huesos o articulaciones, inflamación, o dificultad para moverse, considere la visita a un reumatólogo o pregunte a su médico de cabecera por la pertinencia de acudir con este especialista.

¿Se pueden prevenir las cataratas oculares?

Antes de responder, conviene explicar que las cataratas en los ojos son un problema degenerativo; es decir, que son causadas por el desgaste de una estructura ocular llamada cristalino, que tiende a opacarse con el paso del tiempo.

La edad es un factor determinante para la aparición de este tipo de enfermedades, ya que los desgastes ocasionados por la actividad, el trabajo y el envejecimiento son inevitables. No obstante, lo anterior no significa que sólo las personas mayores puedan padecer cataratas, ni que sea imposible prevenir, retardar o minimizar la aparición de este problema.

cuidar-vista

De acuerdo con la asociación Prevent Blindness America, las cataratas son la causa principal de ceguera entre personas mayores de 40 años. Esto nos indica que la enfermedad comienza a manifestarse entre personas cada vez más jóvenes. Por tanto, tenemos que la edad no es el único factor que detona el problema.

El estilo de vida, la alimentación y la presencia de otras enfermedades pueden propiciar o acelerar la formación de cataratas. No obstante, esto es una buena noticia, pues significa que con un cambio en nuestros hábitos y algunos cuidados preventivos podemos mantener a raya el problema y evitar tratamientos más serios, como una operación de cataratas.

Estas son algunas medidas con las que pueden empezar a cuidarse:

Dejar de fumar y beber con moderación

Por si no existieran suficientes razones para dejar de fumar, aquí hay una más; estudios científicos han demostrado que los componentes del cigarro y el humo del mismo dañan los tejidos oculares y que los fumadores son más propensos a padecer cataratas. El riesgo también se incrementa con el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, por lo que moderarse es la mejor manera de proceder.

Disminuir el consumo de azúcar

Niveles elevados de azúcar en la sangre, como los que presentan las personas diabéticas, también pueden causar enfermedades visuales. La más severa de todas es la retinopatía diabética; sin embargo, también se incrementan las posibilidades de padecer cataratas.

Es importante llevar una dieta balanceada y baja en azúcares. Para que nuestra alimentación ayude a mejorar nuestra vista, conviene incrementar el consumo de vegetales de hoja verde, así como frutas y verduras ricas en betacarotenos y vitamina C.

Hacer ejercicio con regularidad

El sedentarismo es otro factor de riesgo para la diabetes y, en consecuencia, para las enfermedades visuales. Treinta minutos de ejercicio al día pueden hacer una gran diferencia en beneficio de todo nuestro cuerpo y ayudarnos a prevenir las enfermedades que comportan algún riesgo para la salud visual.

Proteger los ojos de los rayos UV

El uso de gafas oscuras con filtro UV ya no es cuestión de moda ni está restringido para los días de playa. La protección solar debe usarse cada vez que haya una exposición a los rayos UV. Estructuras oculares como la retina o el cristalino pueden iniciar un temprano deterioro debido al sol, por lo que adquirir unos buenos lentes con filtro UV es una de las mejores inversiones que puedes hacer.

Visitar al oftalmólogo

A pesar de todos nuestros cuidados, las enfermedades pueden presentarse, ya sea debido a la edad o porque se tenga una propensión genética a padecerlas. Aquí la clave es la detección temprana, pues una cirugía de cataratas puede ser exitosa y garantizarle al paciente una buena calidad de vida, si se hace cuando la enfermedad está en sus primeras etapas. Por ello es importante hacerse una revisión oftalmológica de rutina, por lo menos una vez al año o con la frecuencia que el especialista recomiende.

Tips para conseguir dulces sueños desde la cuna

Una de las grandes funciones que tiene el dormir y descansar es que durante este proceso se producen cambios hormonales, metabólicos, bioquímicos y de temperatura corporal, que son necesarios para tener un buen sueño y un correcto funcionamiento durante el día.

De no descansar adecuadamente, estaremos de mal humor, cansados, lentos y de sostenerse esto por más días, es un peligro para nuestra salud e incluso podemos ocasionar accidentes que resultarán fatales.

bebe-duerme-gorrito-oso-p

En los niños esto es aún más delicado e importante, ya que es durante el sueño cuando se segregan ciertas hormonas como la del crecimiento, la melatonina o el cortisol.

Un niño debe tener un sueño adecuado y esto significa dormir adecuadamente y el tiempo suficiente para tener un buen desarrollo y crecer sano.

Una consecuencia de no dormir adecuadamente en edad temprana es que la hormona de crecimiento no hace su función plenamente por lo que se compromete la talla del pequeño, esto es, no crece en altura lo que debería.

Por lo que además de llevar una alimentación sana es necesario que su sueño también lo sea y como padres debemos velar que así sea.

A continuación te ofrezco algunos tips importantes para ayudarte a que tu hijo tenga dulces sueños:

  • El mejor momento para comenzar a crear buenos hábitos de sueño es hacerlo desde su nacimiento. Esto es, preparar un ritual para ir a dormir, por ejemplo, comenzar con un baño, seguir con un masaje, darle de cenar, prepararlo para llevarlo a su cuna, dejarlo con una música suave y salir de su habitación. Con el tiempo, esto lo identificará como la hora de ir a dormir.
  • Que la habitación del pequeño tenga las condiciones que favorezcan el sueño como el tener una temperatura adecuada, poca luz y ser silenciosa. De acuerdo con la edad del infante, contar con un buen colchón para cuna o un colchón individual ideal para su complexión.
  • Este punto es para aquellos bebés que duermen con papá y mamá y es que, de acuerdo a la literatura médica, es altamente recomendable que a partir del cuarto o quinto mes de vida el bebé, en la medida de lo posible, debe salir de la habitación de los padres.
  • Este punto pudiera ser uno de los más complejos, mas siguiendo las recomendaciones médicas, es aconsejable que desde pequeño es importante enseñar al niño a dormirse solo y evitar que sea en los brazos o un lugar diferente a su propio espacio, como lo es su cuna o cama.
  • No se aconseja acostarse en la cama del niño hasta que concilie el sueño, ya que se ha encontrado que esta actitud llega a mermar el desarrollo de su autonomía. Sin embargo, cuando ya tenga edad de trasladarse solo, puede permitirse que papá y mamá sean visitados los fines de semana para dar “los buenos días” y compartir unos momentos la cama de los padres, siempre y cuando esto no perjudique el propio sueño de los padres.
  • El ritual del sueño implementado desde sus primeros días se irá ajustando conforme crece, sin perder el sentido del objetivo, esto es, que es hora de ir a dormir y transmitirle que todos en casa necesitan descansar.
  • Cuando en la noche se despierte asustado e inquieto es necesario tranquilizarlo, mimarlo un poquito para que continúe durmiendo solo y evitar que se cambie de cama.
  • Cuando ya es más grande es importante enseñarle a no molestar a los demás cuando llegue a madrugar, por lo que es importante poner reglas como no prender la televisión o hacerlo a un volumen muy bajo, no hacer ruido, etcétera.
  • Como padres, es importante estar de acuerdo y respetar ambos los mismos criterios, las normas y el ritual para ir a dormir. Esto transmitirá el mensaje de congruencia hacia el niño y los padres podrán descansar mejor.

Bueno, espero que estos tips te apoyen en este importante proceso de hacer que tu hijo duerma bien y sanamente.

¿Por qué te sientes cansado?

Sabemos que, cuando nos sentimos bien, las tareas cotidianas las podemos realizar sin problemas, aun cuando sean complejas.

Ante un buen descanso y con un cuerpo renovado y lleno de energía podemos enfrentar muy bien el día a día.

Pero, ¿cuando esto no es así? ¿cuando te sientes cansado aún después de dormir por la noche y tienes frente a ti una multitud de cosas por hacer? No suena nada atractivo, ¿cierto?

Y para muchos, esto se convierte en un círculo nada virtuoso, ya que entre el sentirse cansado con una pila de tareas por hacer, comenzamos a sentirnos abrumados y el estrés hace su aparición.

Pues bien, la idea aquí es investigar ¿qué sucede, por qué se presenta esa falta de energía?

Como bien sabemos, necesitamos energía no solo para realizar nuestras actividades cotidianas, sencillamente es vital ya que la necesitamos para sobrevivir y nosotros los humanos la obtenemos de los alimentos.

Y todo comienza desde la elección del alimento que ingerimos, junto con los diversos procesos que nuestro cuerpo realiza para transformarla en energía.

Esto sucede cuando el alimento llega a nuestra boca y es donde el sistema digestivo inicia la tarea de degradar cada bocado gracias a la saliva, las enzimas y a los ácidos.

De esta forma comienza un proceso de “identificación y selección” de nutrientes para ser enviados al cuerpo y entre ellos se encuentra la energía.

La fuente más básica de energía para el hombre son los azúcares, más concretamente las moléculas de glucosa y la glucosa es indispensable para el ciclo de la respiración.

Contamos con el acceso a otras fuentes de azúcares simples llamada fructuosa, que proviene de las frutas y de la lactosa que la encontramos en la leche.

Obtenemos energía también de los carbohidratos que nos ofrece el combustible necesario para movernos y los carbohidratos complejos nos ofrecen otros importantes nutrientes indispensables para el cuerpo como la fibra, las vitaminas y los minerales.

quimicasanguineaorgAsí seguimos con las proteínas y las grasas, en donde las proteínas son como los bloques para construir los músculos, los tejidos, la regulación hormonal entre otras muchas funciones.

En cuanto a las grasas, son indispensables para la supervivencia, ya que ofrecen aislamiento, protección y soporte estructural, además de ser el principal almacenador de energía en el cuerpo.

La cuestión con todo esto es que, la calidad y cantidad del alimento que llega a nuestra boca son en mayor medida las responsables del nivel de energía que nuestro cuerpo presenta.

¿Y cómo saber si nuestro nivel de energía se encuentra bien?

Una forma de hacerlo es a través de exámenes clínicos, donde estudios como la química sanguínea, de orina y excremento pueden dar lectura del estado actual de tu salud.

A través de los resultados, el médico podrá encontrar en dónde se encuentran tus niveles de glucosa, qué tan bien se están aprovechando los nutrientes que le ofreces a tu cuerpo y en general, ofrece una muy buena primera “prueba” de tu estado de salud.

De esta forma identificarás qué tan bien vas en tu alimentación, si tus hábitos son los más adecuados para tu salud y si ésta es la fuente de tu cansancio.

Todo lo que te pueda aportar para identificar tu nivel de energía y en general tu estado de salud, es valiosos, ya que sin salud y energía, lo demás sale sobrando, ¿no lo crees?

Reumatología y otras enfermedades que en realidad deberías de tratar

El Colegio Mexicano de Reumatología se da a la tarea de investigar todas aquellas enfermedades dedicada a los trastornos médicos (no los quirúrgicos) del aparato locomotor y del tejido conectivo, principal mente aquellas pero también le damos cuidado y analizamos muchas mas funciones del sistema humano, que abarca un gran número de entidades clínicas conocidas en conjunto como enfermedades reumáticas, a las que se suman un gran grupo de enfermedades de afectación sistémica.

En este momento no abarcaremos todas aquellas enfermedades, nuestras función principal es que tu estés bien  y es por eso que te brindaremos beneficios, consejos sobre el cuidado de tu cuerpo y sobre todo de tu salud para poder prevenir todas estas enfermedades para tu bien y el bien de todas las demás generaciones, o si encuentras a un conocido o familiar puedas auxiliarlo, capacitarlo o beneficiarlo con todos aquellos tips que te brindaremos.

Asi que este blog no es solo para la persona que tiene algún padecimiento, es para todas aquellas personas que quieren prevenirlo y necesitan alguien que les transmita todo este conocimiento.